¿nos controla o la controlamos?

agosto 10, 2011

Es frecuente asociar la inteligencia con el uso de diversas tecnologías. Recuerdo a una señora que decía que su hijo de 8 años era muy inteligente porque se la pasaba en su habitación encerrado usando Internet. Tal vez sí era inteligente pero no precisamente por saber navegar en Internet.

El avance tecnológico debe ser un medio que ayude a las personas a mejorar, a simplificar su vida. En muchos casos así es pero en otros ocurre lo contrario. Por ejemplo, aunque la cantidad de servicios bancarios en línea han aumentado y es posible realizar diversas transacciones sin necesidad de ir al banco, la atención personal para la solución de problemas ha desmejorado mucho. Los empleados de atención al público se limitan a ser intermediarios entre  el sistema y el cliente. Antiguamente, los empleados tenían facultades para resolver problemas pero ahora la decisión la tiene la computadora.

Por otra parte, el uso de redes sociales ha tenido enorme aceptación y aunque son un medio divertido  que permite difundir información y estar en contacto con amigos y familiares, también proporcionan una falsa idea de socializar, de tener amigos, de relacionarse con los demás. Mientras más tiempo se le dedica a este tipo de medios, más nos alejamos de una comunicación real.

¿En qué momento los beneficios que proporciona la tecnología se convierten en algo nocivo? cuando la tecnología nos controla en vez de que nosotros decidamos, cruzamos el umbral. La responsabilidad no es de la tecnología, la responsabilidad es de quienes la usamos.

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: