Beamer para presentaciones – Templates

septiembre 23, 2011

Beamer es una clase de LaTeX para hacer presentaciones. Es mi favorita. Lo malo de mí es que siempre termino partiendo de cero para generar presentaciones nuevas y eso consume mucho tiempo. Por esa razón, ahora estoy haciendo archivos fuente básicos para tenerlos listos para usar.

Los templates en pdf son: bluebasicbluegblueredclear. El código de cada uno se encuentra disponible en github.

blueg en imágenes:


Los 5 errores más frecuentes al construir una presentación

mayo 24, 2010

Tarde o temprano llega el momento de hacer una presentación de resultados, avances o propuesta. En ese momento, surgen varias cosas en qué pensar, además de obtener resultados. Existe mucha información al respecto, tutoriales donde se explica cómo organizar contenido, cómo planear la presentación, hasta cómo moverse y hablar. Sin embargo, yo buscaba sugerencias precisas sobre cómo armar una presentación, no tanto cómo estructurar la plática. A continuación, describo cinco errores frecuentes que cometemos al armar una presentación:

  1. Saturación de texto. Creemos que todo es importante: “es que lo tengo que decir”. Aunque lo que es importante depende del público al que va dirigida la plática; es frecuente cometer este error. Para nosotros todo es importante, para el espectador no.
  2. Saturación de ecuaciones y/o código. A menos que sea ese el objetivo, conviene minimizar la exhibición de ecuaciones y código de programación. Si escribes código sin ser ese el aspecto central, te expones a que alguien compile tu código al verlo y te critique por su ineficiencia. Nunca falta quien diga “eso no corre así como está”. Si esa no es la aportación, no tiene sentido incluirlo.
  3. Uso de imágenes innecesarias y fondos con patrones. Ese gráfico animado tal vez sea bonito en tu sitio personal pero no da buena impresión cuando estás presentando tu alternativa al filtro de Kalman. Es como aquella persona que cuelga zapatos de bebé o pone peluche en su tablero del automóvil.
  4. Uso de tipo de letra muy pequeño. No hay nada peor que le recuerdes al público que necesita lentes. Como yo, hay quienes olvidan sus lentes y si les dificultas la lectura, lo pensarán antes de ir a otra plática tuya.
  5. Dar prioridad a la selección de la plantilla y a la combinación de colores. Es mejor tener listo el contenido antes de la fase de estilo.  En el peor de los casos, tendrás una presentación lista; no de diseñador, pero la tendrás. De lo contrario, a nadie le interesará ver la bonita combinación de colores que usaste.

Ya sea que estés empezando a armar tu presentación o ya la tengas, las siguientes cinco recomendaciones son de gran ayuda:

  1. Cuidar la cantidad de texto por diapositiva. Existe una regla conocida como 6X6 que dice que: no más de 6 líneas por diapositiva y  no más de 6 palabras por línea de texto. La regla tiene variantes, pero no va más allá del 6X7 o 7X7. Úsala como guía.
  2. Dar preferencia a las gráficas sobre las tablas. Visualmente es más claro y el espectador no tiene que tratar de interpretar los números. Las gráficas van de preferencia, sobre fondo sólido.
  3. Dar preferencia a los tipos de letra san serif, helvética y arial sobre el tipo times.
  4. Dar preferencia al tamaño de letra grande: 48-36 pts para títulos y 18-24 pts para texto.
  5. Cuidar el contraste de colores. Hay quienes sugieren usar fondos oscuros y letras claras; otros dicen que es mejor lo contrario. En la práctica, depende de diversos factores, principalmente de la iluminación del lugar y el proyector. En ocasiones, los colores que tan bien se veían en tu computadora son distorsionados y el efecto es inesperadamente malo. Es importante que haya buen contraste y probar antes para hacer los cambios en caso necesario.

Un recurso muy útil para seleccionar las combinaciones es DeGraeve, en donde puedes subir una foto del conjunto que vas a usar y generar el esquema de colores ideal para tu presentación.

Hay que recordar que ni el mejor software o recursos sustituirán el contenido; lo que la persona diga. Debes preparar la presentación pensando en que si perdieras el archivo, puedas darla usando simplemente un pizarrón.

Para profundizar en el tema: El Arte de Presentar


La apariencia sí importa

mayo 23, 2010

Mientras compila Inkscape escribo esta nota. Todo porque quiero usar el modo Spiro que viene en la última versión. Es una belleza.

Con Inkscape recordé que siempre me gustó esa frivolidad de tener los cuadernos bonitos; frivolidad que abandoné hace ya mucho tiempo. Si, lo importante es el contenido, la sustancia, y en parte es cierto. De nada sirve un empaque bonito si su interior está vacío. Pero, si ambas cosas pueden estar juntas, ¿por qué no?.

En ciertos ámbitos es muy común que se considere poco “inteligente” el preocuparse por aspectos estéticos. Lo malo es que a la hora de tener que presentar (lo que sea que haya que presentar) se da uno cuenta de que la apariencia es importante, y mucho. Ya sea en un documento, en una presentación, en un dibujo, y ¡si! en la misma persona; la apariencia importa. Una discriminación semejante sucede con el hecho de llevar cursos de redacción. Tal parece que estudiar algo no considerado “duro”  quitara habilidades; sobre esto, ceyusa escribió un artículo.

Sin color, no serían las mismas

Pero yo me refiero específicamente a la parte visual: forma, color, tipos de letra, ropa y cualquier cosa visible. No suele preocuparnos hasta cuando ya tenemos el tiempo encima. Muchas veces, es mejor tener el 85% de resultados bien presentados, claros, visualmente agradables, amigables, que el 100% pero que nadie le entienda (en ocasiones ni quien los obtuvo). Tenemos así, tres posibilidades:

  1. Buena apariencia sin sustancia:  no sirve, es vacuidad.
  2. Sustancia sin buena apariencia: podría funcionar pero suele quedarse en el “casi”: casi nos lo aceptaron, casi te salió la presentación, casi (agrega todo lo que se te ocurra, de cualquier ámbito).
  3. Sustancia con buena apariencia: no es garantía pero siempre causa buena impresión y aumenta las posibilidades de lograr lo que deseas.

La apariencia sí importa. No nos engañemos.

Photo by Flickr user swisscan, licensed under CC 2.0


A %d blogueros les gusta esto: