de los Transformers a la realidad

Una de las desventajas de las películas de robots es que generan falsas expectativas. En el Verano del 2007 estábamos poniendo a Markovito diversos módulos básicos para que empezara a navegar, reconocer objetos y seguir a una persona. Esos meses de trabajo coincidieron con el estreno de la película Transformers y sin dudarlo, fuimos a verla. Al salir del cine, nadie dijo una palabra, todos estábamos en shock pensando lo mismo. Lo que acabábamos de ver difería en años luz de nuestro trabajo y definitivamente, de la realidad en cuanto a desarrollo de robots se refiere. Una vez que se pasó el efecto post-película reaccionamos y nos ubicamos en que lo visto era eso, una película, una ficción.

Pero los efectos de la película quedan en la gente y los pagamos más adelante. Después de semanas de trabajo, Markovito quedó “listo” para participar en un concurso. Una de las instituciones envió a una persona a tomar videos de las demostraciones. Cuando la persona vio lo que Markovito y los otros robots hacían, se aproximó y nos preguntó con la expresión más decepcionada del mundo: “¿y eso es todo lo que hace?”. Él argumentó haber visto en la televisión y cine lo que hacían los robots y le parecía imposible que en una demostración real, los robots no lograran realizar ni la millonésima parte de lo que él había visto. Yo creo que imaginaba ver a Optimus Prime o algo así. Lo peor es que si él pensaba eso, muchos han de haber esperado lo mismo.

En una demostración de robots, es necesario considerar lo siguiente: Los Transformers son una raza alienígena mecánica del planeta Cybertron y hasta donde se sabe no son simples cacharros de fierro programados por alguna entidad humana/humanoide como sí lo son la mayoría de los robots terrícolas. Los Transformers así nacieron, así son de origen. Los robots terrícolas son distintos; necesitan que las entidades humanas los programen.

Desde un punto de vista simplista podemos ver a un Transformer como una entidad híbrida de Supermán y entidades metálicas con capacidades de metamorfosis. De origen, de nacimiento. Es como pedir que un humano tenga habilidades Kriptonianas sólo porque vemos en la televisión que Clark Kent existe. No puede ser. Hay que tener consideración por la pobre gente que logra hacer que el robot haga algo.

Los avances en robótica son muchos y muy significativos. Poco a poco se van incorporando habilidades que aun tienen alcances limitados pero no por ello han costado poco trabajo.

Y si, yo confieso que también salí del cine embelesada con Optimus Prime.

* Post dedicado a todos los que alguna vez han programado robots

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: